El regalo de las historias

Stephanie Vermillion / 6 min de lectura / Worn Wear

Por qué el equipo bien usado es el mejor regalo de todos.

Era un brumoso día de verano en el Parque Estatal Presque Isle, de Pensilvania, cuando Michele Janci alcanzó el hito de la mediana edad: cumplir 50 años. A diferencia de muchos, abordó la marca del medio siglo sin miedo. Janci, oriunda del noreste de Ohio y apasionada del remo, empezó a practicar kayak en la primavera del año pasado y entró a un nuevo capítulo de su vida ese día de agosto, con la ayuda de un kayak de segunda mano.

Janci rápidamente se dedicó al kayak, pero no fue el primer deporte de remo que probó. Su mejor amiga, la convenció para que se le uniera en la práctica del Stand Up Paddle. Desde la primera remada, Janci se dio cuenta de que el SUP no era lo suyo. Pero le encantaba el agua y apreciaba el tiempo libre de distracciones con su amiga. “Me di cuenta de que podía alquilar un kayak y seguíamos pudiendo viajar juntas”, dice.

Al dejarse seducir por los encantos del kayak, Janci recurrió a su hermano, Joshua Smith, en busca de consejo. Smith estudió remo y se unió a clubes de kayak en la Kent State University de Kent, Ohio. Conocía los mejores senderos acuáticos de la región y Janci estaba ansiosa por explorarlos como lo había hecho su hermano. Pero Smith tenía otros planes para ayudar a su hermana mayor a perseguir su pasión: le entregó su amado kayak como regalo en su cumpleaños número 50.

El hermano de Janci, como muchos entusiastas de las actividades al aire libre, disfrutó largamente de su deporte preferido. El kayak lo cautivó en la universidad y lo acompañó durante sus 20 años, pero el comenzar una familia eventualmente eclipsó el remo. Ese confiable kayak pasó de recorrer ríos a decorar el garaje, aunque su abandono no tuvo nada que ver con la condición en que se encontraba.

El equipo outdoor, como el kayak de Smith, tiene un ciclo de vida, pero este rara vez se relaciona con el estado del artículo. Es el desgaste, las marcas y el renacer de nuestras pasiones outdoor lo que hace que el equipo gastado parezca obsoleto. Buscamos equipo nuevo cuando abordamos un nuevo deporte, hacemos una pausa para criar niños o llevamos nuestro oficio al siguiente nivel. Pero a medida que nuestros capítulos con el equipo se van cerrando, esas historias no tienen por qué acabarse. Regalar nuestro equipo le permite a nuestros seres queridos la oportunidad de escribir sus propias aventuras salvajes.

El capítulo que sigue a los 50 de Janci está escrito por una combinación de ríos serpenteantes y recuerdos junto a la comunidad del remo. Pero los productos de alto valor, como un kayak, no son los únicos siempre listos a pasar de mano en mano. El líder de la expedición al monte Kilimanjaro, Olairivan Paulo Joshua Martin, dice que la mayoría de los equipos outdoor duran mucho más de su presunta vida útil, y él lo sabe bien. Martin fue nombrado “Guía de montaña del año” en 2020 por la Asociación de Parques Nacionales de Tanzania y tiene más de 200 cumbres en el Kilimanjaro a su nombre. En la mayor parte de sus caminatas, usa equipo de antiguos clientes. Los montañistas comparten de todo, desde chaquetas y sacos de dormir, hasta lentes de sol y zapatos, como regalos de despedida antes de regresar a casa.

“El equipo dura de dos a tres años y siempre está en buenas condiciones como para protegerme de las condiciones extremas de la montaña”, dice Martin. “El equipo outdoor no es barato y algunas personas no viajan con frecuencia. Algunos solo hacen una expedición, por lo que es mejor donarlo a quienes trabajan en la industria o viajan con frecuencia en lugar de desperdiciarlo “.

Cómo Yvon le enseñó a mis hijos sobre pesca con mosca

Olairivan Paulo Joshua Martin lidera expediciones en el Parque Nacional Kilimanjaro. Su equipo para actividades outdoor consiste principalmente en artículos de buena calidad que le entregaron sus antiguos clientes. Foto: Stephanie Vermillion

Ya sea heredando un dispositivo al que hemos dado de baja o reutilizando ropa desgastada, durante mucho tiempo la idea de regalar cosas usadas ha estado rondada por un estigma. Pero a veces olvidamos el objetivo real detrás de regalar: profundizar una conexión. Nuestra sociedad capitalista nos entrena para ver los regalos más grandes, brillantes y caros como mejores. Pero como mi ático atiborrado de cosas puede atestiguar, estos raramente son los regalos que importan. He usado mi nuevo y llamativo podómetro cinco veces, pero ¿y el gorro de lana ya bien holgado que acompañó a mi padre en una plétora de cumbres africanas en los años 70? Me abrigó a mí también en mis propios ascensos en Tanzania. ¿Y la vieja sudadera del Kilimanjaro manchada con café que me regaló mi papá días antes de fallecer? Ahora es mucho más que una prenda común y corriente. Es su legado, mi inspiración y nuestro vínculo de montaña, todo en uno.

Esta noción de los regalos con historia, que regalar objetos heredados no solo es aceptable, sino que a menudo tiene más significado, es una de las razones por las que Liesl Clark, una cineasta de aventuras outdoor de Washington, cofundó Buy Nothing Project. La red global de grupos comunitarios asociados a esta organización fomenta una cultura de compartir bienes usados en lugar de comprar nuevos, y han estado trabajando por cambiar el estigma de los regalos usados durante casi una década.

“Algunas personas son realmente reacias a dar algo usado porque piensan: ‘Voy a ser juzgado; mi ropa no es digna'”, dice Clark. “Pero te sorprenderías. Para mucha gente en la comunidad del Buy Nothing Project hay un atractivo en la historia detrás del artículo. Aporta mucho más significado a la persona que lo recibe”.

Regalar artículos usados está lejos de ser la norma, pero se está acercando. En 2019, la encuesta de compras navideñas de la consultora Accenture encontró que el 48 por ciento de los encuestados consideraría regalar ropa de segunda mano; el 56 por ciento indicó que les agradaría recibir esos regalos. Clark está presenciando este cambio cultural en primera fila. En 2013, el proyecto Buy Nothing comenzó como un simple grupo de Facebook. Ahora cuenta con 1.7 millones de miembros en 30 países, todos enfocados en fomentar una economía local de regalos.

“Este enfoque es un poco diferente en el sentido de que estás realmente conectándote con otro ser humano para recibir algo”, dice Clark. “Ese es el elemento al que la gente está mucho más abierta hoy en día. Todos queremos conectarnos más entre nosotros”.

Clark, una entusiasta de las actividades outdoor cuyo trabajo cinematográfico se sumerge profundamente en el monte Everest y la cultura de los Himalayas, tiene innumerables aventuras a su haber. Cuando sus vecinos buscaban una mochila para la expedición de su hija a Asia, Clark supo que era hora de compartir su desgastado legado: la mochila que la vio subir y bajar del campamento base del Everest, con docenas de emocionantes aventuras entre medio.

“Me encantó escuchar la historia de adónde iba a ir y a ellos les encantó la historia de dónde había estado la mochila”, dice Clark. “Era su primer viaje de mochilera, así que podía ofrecer un poco de información sobre lo que había hecho, y ella me enviaba notas y fotos para agradecerme. Cada vez que recibes esa gratitud y las fotos es como que te golpeara la dopamina. Estás participando indirectamente en toda la experiencia. Ese es el valor del círculo completo de pasar elementos a otros”.

Cómo Yvon le enseñó a mis hijos sobre pesca con mosca

Cofundadora de Buy Nothing Project, Liesl Clark, le regaló a la hija de su vecino la mochila que la acompañó en su llegada al campamento base del Everest. Foto: Liesl Clark

Para Martin, las chaquetas gastadas y los sacos de dormir usados hacen más que abrigarlo al subir y bajar por la montaña más alta de África. Evocan recuerdos de escaladores del pasado y los sueños que él les ayudó a lograr en sus viajes.

“Me gusta ser guía de montaña porque estás trabajando con los sueños de las personas”, dice. “Este equipo es un símbolo de amistad y de los recuerdos entre las dos partes: el que da y el que recibe”.

Cuando Smith se separó de su kayak, Janci vio que remar era una forma de continuar su historia también. Ahora, sin embargo, este regalo gastado tiene un propósito mayor: navegar una pandemia. Como al menos una cuarta parte de los adultos en los Estados Unidos, Janci perdió su trabajo debido al Covid-19 durante la primavera. Como trabajadora en el rubro de la hotelería, no está segura de cuándo volverá, o si volverá a ejercer. La incertidumbre y la tristeza llenaron las primeras páginas de su historia de 2020. Luego se lanzó el agua.

“Sentí lástima por mí misma durante un tiempo y luego dije, ¿sabes qué? Esta podría ser la mayor cantidad de tiempo que tenga para mí misma en mi vida adulta”, recuerda Janci. “Necesito aprovechar este momento. Así que comencé a hacer kayak como nunca antes este verano. Hay tanto ruido en estos tiempos, y yo puedo ir allá afuera donde todo está tranquilo “.

Perfil de autor

Stephanie Vermillion

Stephanie Vermillion is a journalist and photographer based in Cleveland, Ohio. She covers outdoor adventure and travel, with work published in National Geographic, Outside and Travel & Leisure.

X

Reabrimos nuestra tienda online

Hace un mes, cerramos nuestra tienda y centros de distribución en pos de cuidar la salud y seguridad de nuestros empleados y clientes. Después de muchas consultas y mucho trabajo duro, nos complace anunciar que patagonia-ar.com está nuevamente abierta.

Gracias por su paciencia

A medida que nos adaptamos a nuestros nuevos procedimientos de seguridad, el procesamiento de pedidos podría demorar más de lo habitual. Todos los pedidos incluyen envío terrestre gratuito. Se esperan demoras debido a los requisitos de personal y seguridad.

Manteniendo las cosas en perspectiva

Vender ropa no es un servicio esencial. Todos lo sabemos. Más que nada, nos sentimos honrados y extremadamente agradecidos por los profesionales de la salud e higiene de centros sanitarios, los farmacéuticos, los trabajadores de los supermercados y de los servicios de delivery, y todos aquellos que están trabajando duro en este momento. Gracias.

Tienda, reparaciones y distribuidores

Estamos entusiasmados por volver al trabajo, pero nuestros valores no han cambiado. Como siempre, te recomendamos comprar sólo lo que necesitás, comprar productos locales cuando sea posible y reparar lo que ya tenés. Nuestras tienda física y servicios de reparación permanecen cerrados por ahora.

Juntos enfrentamos al virus

Agradecemos las palabras de aliento y apoyo que compartieron con nosotros. Manténgase a salvo, sean amables el uno con el otro y gracias por visitarnos.