La administración indígena revive y protege las tierras públicas:

Wudan Yan / 9 min de lectura / Activismo

Karen Diver, de la Fond du Lac Band, sobre cómo la protección de la tierra y el agua puede entregar soluciones al cambios climático.

En un remoto rincón de los estados contiguos, en el noroeste de Minnesota, los humedales reinan de forma suprema formando parches de islas y vías navegables que conforman el Área Natural para Canoas de las Aguas Limítrofes. En sus 241 kilómetros a través de la frontera entre Estados Unidos y Canadá, el área silvestre trae decenas de miles de visitantes cada año, en búsqueda de paz y soledad entre sus aguas y bosques.

Pero lo que los visitantes seguramente no saben, es que las Aguas Limítrofes son, además, ricas en depósitos minerales de hierro, cobre, níquel y otros metales, gracias a una fisura en la tierra que se formó hace billones de años. Lo que los visitantes también ignoran, es que el destino de las Aguas Limítrofes, al igual que el de la cuenca cercana del lago Superior, es sujeto de un feroz debate que contrapone los intereses de compañías privadas que buscan minar la tierra y de quienes quieren protegerla.

Para la Fond du Lac Band del lago Superior Chippewa, una de las tres naciones nativas tiene derechos por tratado sobre el área silvestre en disputa. “No podemos levantarnos e irnos”, dice Karen Diver, miembro de Fond du Lac Band y directora de desarrollo comercial de las Iniciativas para el Avance de los Nativos Americanos de la Universidad de Arizona. “Nadie nos va a dar una nueva tierra natal. Nuestra cultura no se puede acabar. Nuestra espiritualidad no puede ser reemplazada mudándonos a una nueva patria”.

Las medidas que en conjunto con Fond du Lac Band han tomado para revivir sus tierras natales, apuntan a un objetivo mayor. Conscientes de que el planeta ha alcanzado un punto de inflexión con respecto al clima y su posterior impacto en la vida silvestre y los ecosistemas, el Wyss Campaign for Nature está liderando una iniciativa global llamada 30 by 30: conservar el 30% de las tierras y océanos del mundo para 2030. Los gobiernos de cada país, incluido el de EE.UU, es responsable de crear su propio plan para lograr estos objetivos.

“Como líder electo, estar involucrado en el trabajo sobre el cambio climático es realmente esencial para la identidad y la cultura”.

Los pueblos nativos juegan un papel fundamental en el cumplimiento de los objetivos de conservación. En los EE.UU, incluso si los ciudadanos de los pueblos nativos no viven directamente en la tierra, la tribu puede tener derechos obtenidos por tratados, lo que los pone a cargo de administrar esa tierra y los recursos asociados. La investigación muestra que cuando las comunidades indígenas son defensoras y administradoras de su tierra, es menos probable que estos entornos sean devastados por las actividades humanas. En un informe reciente de la Fundación Wyss, la presidenta Molly McUsic escribió que el trabajo de los pueblos nativos “debe ser apoyado, ampliado y replicado en todo el mundo”, a medida que las comunidades trabajan para lograr los objetivos de conservación.

En EE.UU las tierras públicas son parcialmente responsables de los impactos del cambio climático, pero también pueden liderar la lucha en contra de esos impactos. La entrega imprudente de concesiones en tierras públicas por parte de la administración Trump, para la extracción de recursos naturales, está exacerbando aún más el problema climático: esa extracción está en camino de liberar más gases de efecto invernadero por año, que los 27 países miembros de la Unión Europea y el Reino Unido juntos, lo que a su vez degrada los ecosistemas y el sustento de la vida silvestre que depende de ellos. Por otro lado, las tierras públicas tienen un gran potencial para mitigar los impactos del cambio climático. Un estudio mostró que la tierra administrada por pueblos nativos podría producir el 10% de la energía renovable en los EE.UU. Y, más recientemente, las tribus del Medio Oeste y del Oeste se están movilizando cada vez más para desarrollar proyectos de energías renovables en sus propias tierras.

La historia de Fond du Lac Band en Minnesota, y la participación de Diver en la gestión de tierras indígenas a nivel local y federal, es un testimonio del poder del conocimiento ecológico tradicional (TEK). El conocimiento de las comunidades indígenas reunido a lo largo del tiempo al interactuar con su medioambiente en la conservación de las tierras públicas, como una forma de mitigar el cambio climático.

Karen Diver, de la Fond du Lac Band, libera un namewag (esturión de lago), de tan solo un año de edad, en el río Saint Louis en el marco de un proyecto de restauración. Los pueblos nativos desempeñan un papel fundamental en la satisfacción de las necesidades de conservación globales necesarias para salvaguardar la biodiversidad del mundo. Foto: Fond du Lac Band

Diver creció en Cleveland, Ohio, en el marco de una iniciativa federal que comenzó en la década de 1950 para trasladar nativos a grandes áreas urbanas, con la esperanza de que se asimilaran. Sus padres nunca compraron autos nuevos ni fueron dueños de sus propias casas, pero dieron prioridad a la educación de sus hijos y enviaron a Diver y a sus hermanos a una escuela privada. Durante los veranos y las vacaciones, sus padres apretujaban a los niños en el automóvil y conducían por doce horas y media de regreso a la reserva. En 1983, Diver regresó a Minnesota para asistir a la Universidad de Minnesota en Duluth, donde estudió economía. Fue la primera de su familia en ir a la universidad.

Posteriormente asistió a la Escuela Kennedy de Gobierno en la Universidad de Harvard, para obtener una maestría en administración pública. Luego, en 2003, regresó a la reserva de Fond du Lac para trabajar para la tribu. Estaba emocionada de traer sus habilidades administrativas de regreso a su hogar.

Al principio trabajó en proyectos especiales, lo que le permitió integrarse en diferentes divisiones para comprender las operaciones de la tribu. Unos años más tarde, decidió postularse para presidenta. “Es una gran responsabilidad estar a cargo de una tribu, y parte de esa responsabilidad es la cultura”, argumentó. “Y no se puede hablar de cultura sin hablar de los derechos por tratados y la caza, la pesca y la recolección”. Al trabajar con su tribu, Diver vio de primera fuente cómo el cambio climático estaba afectando la capacidad de la Fond du Lac Band para cazar, pescar y recolectar de manera tradicional. “Como líder electo, estar involucrado en el trabajo sobre el cambio climático es realmente esencial para la identidad y la cultura”.

Diver trabajó en estrecha colaboración con los administradores de la vida silvestre de la tribu, quienes han estudiado la calidad del agua y documentado el cambio ambiental desde la década de 1970. Con los años, las orillas de los ríos se habían erosionado. Los alces incapaces de soportar el aumento de temperaturas, comenzaron a morir. Fue esta área de trabajo la que más desafió a Diver, ya que era un área alejada de su experiencia administrativa. “Era de lo más alejado de mis conocimientos, que también fue la razón por la que me pareció realmente interesante”, dijo, “porque unifica muchos aspectos de lo que se consideraría bienestar en nuestra comunidad”.

Bajo el mandato de Diver como presidenta de la Fond du Lac Band, dos empresas privadas, Twin Metals Minnesota y PolyMet, propusieron abrir la tierra cerca de las Aguas Limítrofes para extraer cobre y níquel, desde dos minas independientes. Si alguna de ellas entra en operación, sería la primera mina de cobre y níquel en Minnesota. Estos elementos se utilizarían para la fabricación de las baterías que usan los coches eléctricos. Ambas empresas dicen que las minas serían una gran ayuda para la economía local. PolyMet estimó que la suya sumaría alrededor de mil nuevos empleos a la región.

Por el contrario, la minería al igual que otras industrias extractivas, afecta innegablemente al medioambiente. La mina de PolyMet, un proyecto formulado en la cuenca del Lago Superior, y la mina de Twin Metals, un proyecto diferente propuesto un poco más arriba de las Aguas Limítrofes, devastarían la economía de la recreación en la región (el sector de la recreación en Minnesota emplea directamente a unas 140.000 personas). “Nunca ha habido una mina de cobre y níquel que no haya tenido un pésimo impacto ambiental”, aclaró Diver.

La ubicación de estas minas resulta en que los desechos y el desagüe, fluirían hacia la cuenca del Lago Superior y hacia la cuenca de las Aguas Limítrofes. Y el proceso mediante el cual se extraerían el cobre y el níquel conduciría a la acumulación de sustancias químicas tóxicas, como el mercurio, en los peces. Eso es solo sal en la herida para las poblaciones de peces en los ríos cercanos. Los expertos le recomendaron a las personas que comieran solo un pescado al mes del río Saint Louis, el mayor afluente del lago Superior en EE.UU, producto de su alto nivel de mercurio.

Y está de más decir que las minas son una amenaza a los humedales en el área silvestre. Estos ecosistemas son críticos desde una perspectiva climática porque contienen capas profundas de turba, que pueden secuestrar el doble de dióxido de carbono que un área equivalente de bosque. “Mantienen el equilibrio en la casa”, dice Diver, filtrando el agua y manteniendo la biodiversidad de los bosques adyacentes.

La Fond du Lac Band se opuso a las minas, en gran parte por cómo la minería contaminaría sus ecosistemas. En septiembre de 2019, la banda y otros tres grupos ambientalistas demandaron al Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU. La agencia federal que emitió el permiso de PolyMet para minar la cuenca del lago Superior, por violar la Ley de Aguas Limpias y la Ley de la Política Ambiental Nacional. Ha sido una gran victoria, dice Diver, porque la demanda ha retrasado su apertura. “El retraso puede afectar su viabilidad. El mercado puede cambiar. Puede que no sea rentable hacerlo”, dijo.

El arroz salvaje, de tan solo un mes, crece en Mud Lake, en la Reserva Fond du Lac de Minnesota. Mientras que el lago puede soportar abundantes rodales de arroz salvaje, también está muy impactado por la contaminación y el cambio climático. Los ciudadanos de Fond du Lac aplican el conocimiento ecológico tradicional en combinación con el proceso científico para manejar la salud del lago. Foto: Great Lakes Indian Fish and Wildlife Commission

Más allá de su trabajo en Minnesota, Diver también participó en el Grupo de Trabajo del Presidente Obama sobre Preparación y Resiliencia Climática, para expandir la conciencia sobre los impactos del cambio climático en los pueblos nativos. Durante la administración de Obama, Diver trabajó en la protección del Monumento Nacional Bears Ears, el estrecho de Bering y la expansión del Monumento Nacional Marino Papahānaumokuākea en Hawai‘i. “Son tesoros nacionales”, dijo, “en parte debido a su valor indígena”. El estrecho de Bering, por ejemplo, es un supermercado para las comunidades nativas de Alaska que viven a lo largo de la costa. Involucrar a los pueblos nativos en la gestión activa de estas áreas, e implementar el conocimiento ecológico tradicional para preservar los espacios significativos para ellas, ha dado lugar a mejores resultados.

“Ayudamos a una especie a regresar cuando ya estaba al límite”.

Cada vez más, Diver ve el beneficio de que los científicos occidentales trabajen con los pueblos originarios para estudiar su medioambiente y conservar los recursos, al combinar el conocimiento ecológico tradicional con el proceso científico. Las tribus pueden consultar a los científicos sobre proyectos e investigaciones necesarias y trabajar juntos en el desarrollo de protocolos y procedimientos científicos. “Creo que hay una percepción positiva respecto de las tribus como eficaces administradores de los recursos, que identificamos tendencias y somos proactivos”, argumentó. Actualmente la Fond du Lac Band está trabajando con un equipo de científicos de la Universidad de Minnesota para monitorear el crecimiento del arroz salvaje, un insumo básico para la banda. Y a través de los años, la Fond du Lac Band ha utilizado prácticas de manejo tradicionales para restaurar el río Saint Louis y al esturión de lago, un tipo de pez que es muy sensible a los sulfuros en el agua. Después de veinte años de que comenzara la restauración del esturión, la banda por fin está comenzando a ver que la población se regenera naturalmente. “Ayudamos a una especie a regresar cuando ya estaba al límite”.

Para que los pueblos nativos continúen con la investigación que es necesaria para conservar su tierras y sus aguas, Diver cree que el gobierno federal debe tener una participación. Las administraciones deberían apoyar a los pueblos nativos en su propia forma de gobernanza y amplificar sus voces al interior de la política federal. “Hay muchas formas (en que el gobierno) puede impactar en la voz de una tribu”, agrega, como no darle a las tribus los recursos financieros necesarios. “(Ellos) pueden ser bien hostiles y decir, ‘No vamos a apoyar su acceso a esta área’”. Y cuando una administración prioriza la extracción de recursos naturales y el desarrollo industrial en tierras nativas, las tribus se ven en aprietos.

Diver tiene esperanzas de que con el correr de los años habrá más investigaciones y dependencia del conocimiento tradicional para rehabilitar las tierras que tanto quieren ella, los ciudadanos de la tribu y quienes las visitan para recreación. El conocimiento tradicional tiene un papel clave en rehabilitar las tierras nativas, que también tienden a ser más diversas. Pero el conocimiento tradicional no puede motivar un cambio de la nada. Las agencias locales y federales también deben estar alineadas para que los Estados Unidos cumplan sus metas del 30 y 30. Para Diver, el trabajo de su vida no se trata solo de preservar la forma de vida indígena o promover el conocimiento científico, sino de proteger nuestro planeta.

La Ley de Protección y Prevención de la Contaminación en el Área Silvestre de las Aguas Limítrofes

La Ley de Protección y Prevención de la Contaminación en el Área Silvestre de las Aguas Limítrofes aborda la urgente necesidad de proteger casi 95 mil hectáreas en el Bosque Nacional Superior del desarrollo para extracción de cobre y níquel. Pídele al Congreso que apoye este proyecto de ley y que proteja a las Aguas Limítrofes para las próximas generaciones.

Actua ahora

Perfil de autor

Wudan Yan

Wudan is a writer based in Seattle, Washington.

X

Reabrimos nuestra tienda online

Hace un mes, cerramos nuestra tienda y centros de distribución en pos de cuidar la salud y seguridad de nuestros empleados y clientes. Después de muchas consultas y mucho trabajo duro, nos complace anunciar que patagonia-ar.com está nuevamente abierta.

Gracias por su paciencia

A medida que nos adaptamos a nuestros nuevos procedimientos de seguridad, el procesamiento de pedidos podría demorar más de lo habitual. Todos los pedidos incluyen envío terrestre gratuito. Se esperan demoras debido a los requisitos de personal y seguridad.

Manteniendo las cosas en perspectiva

Vender ropa no es un servicio esencial. Todos lo sabemos. Más que nada, nos sentimos honrados y extremadamente agradecidos por los profesionales de la salud e higiene de centros sanitarios, los farmacéuticos, los trabajadores de los supermercados y de los servicios de delivery, y todos aquellos que están trabajando duro en este momento. Gracias.

Tienda, reparaciones y distribuidores

Estamos entusiasmados por volver al trabajo, pero nuestros valores no han cambiado. Como siempre, te recomendamos comprar sólo lo que necesitás, comprar productos locales cuando sea posible y reparar lo que ya tenés. Nuestras tienda física y servicios de reparación permanecen cerrados por ahora.

Juntos enfrentamos al virus

Agradecemos las palabras de aliento y apoyo que compartieron con nosotros. Manténgase a salvo, sean amables el uno con el otro y gracias por visitarnos.