Qué podés hacer desde casa

Acciones que podés llevar a cabo desde casa para continuar con la lucha por el futuro de nuestro planeta.

por Patagonia

Los miembros de The Buffalo Field Campaign [en la imagen] trabajan desde su oficina en Montana en una campaña para proteger el hábitat natural del bisonte salvaje. A lo largo de la crisis de salud pública del coronavirus, la administración Trump continúa revocando las leyes ambientales diseñadas para proteger la salud del público y abrir las tierras públicas a la industria. Photo: Aubrey Trinnaman

Más de treinta personas, de entre 14 y 84 años, se paran frente a sus computadoras, agitando los brazos como un molino de viento durante un ejercicio de "calistenia climática", como lo describió el facilitador. Mueven sus cuerpos, algunos torpemente, otros con entusiasmo, y miran la cuadrícula de personas apiladas unas encima de otras en la pantalla para ver cómo lo están haciendo los demás. Un hombre con una camisa roja agita cada brazo independientemente de cada lado, tan rápido que me preocupa que se disloque los hombros. Un adolescente en una habitación iluminada solo por algunas luces de discoteca tiene un método diferente: dibuja círculos sobre su cabeza con ambos brazos moviéndose al unísono, como una versión de marioneta inflable de un molino de viento. Después de agitar lo suficiente, todos extienden sus brazos, en un gesto de dar la bienvenida a otros al movimiento climático.

Este calentamiento fue parte del segundo día de la Escuela Sunrise, una iniciativa iniciada por el Movimiento Sunrise para desarrollar las habilidades y el poder necesarios para enfrentar las crisis que enfrentamos actualmente: COVID-19 y el cambio climático. A medida que se desarrollaban las primeras órdenes de quedarse en casa en todo el mundo, las noticias se volvieron abrumadoras y no sabía en qué centrarme entre el creciente número de muertes debido a COVID-19, millones de personas perdieron sus empleos (y salud seguro), y los rescates corporativos que parecían atender directamente a la industria de combustibles fósiles. Tenía tantas preguntas: ¿qué podía hacer? ¿Dónde debo enfocar mi atención? ¿Qué están haciendo los demás? ¿La gente todavía se preocupará por el cambio climático? Entonces, cuando me enteré de la Escuela Sunrise, me uní con la esperanza de encontrar respuestas, al menos sobre lo que otros estaban haciendo. También encontré ligereza, comunidad y nueva energía para actuar.

Durante la escuela, pasé una hora cada noche durante cuatro días hablando con personas que compartían mis preocupaciones y que estaban profundamente comprometidas con la construcción de un futuro mejor para todos. Escuchamos música al comienzo de cada clase ("How Soon Is Now?" de The Smiths estaba sonando un día mientras esperábamos a que otros se unieran a la llamada). Discutimos la necesidad de ir más allá de las líneas partidarias. Practicamos hacer llamadas telefónicas para invitar a amigos al movimiento climático. Aprendimos a responder a los críticos que dicen que los planes climáticos sólidos como el Green New Deal cuestan demasiado (realmente, la devastación del cambio climático nos costará considerablemente más), y compartimos historias personales sobre cómo la crisis climática nos ha impactado a cada uno de nosotros. Al final, dibujamos sombreros de graduación en trozos de papel, los colocamos sobre nuestras cabezas y luego los lanzamos al aire al unísono al ritmo de "Celebration" de Kool & the Gang.

“Tomar acción, no importa cuán pequeña sea, nunca ha sido tan crucial”.

Todavía tenía algunas preguntas al final, y agregué algunas nuevas, pero lo que estaba claro era que debemos actuar, incluso mientras continúa la pandemia, porque la administración de Trump no se está tomando un descanso para desmantelar las protecciones ambientales críticas. La avaricia y la anarquía impulsan esta agenda dañina, mis compañeros de clase estuvieron de acuerdo, y aunque tratamos de pensar en cosas que hacer en este momento, nos educamos mutuamente sobre el capitalismo del desastre y la doctrina del choque, sobre una recuperación justa y un rescate del pueblo.

Habrás escuchado que algunas autoridades han utilizado la crisis del coronavirus como una excusa para bloquear a las entidades públicas, mientras se aceleran los retrocesos que desmantelan las protecciones críticas de salud, degradan nuestro medioambiente y empeoran la crisis climática.

No hay ley, ni mandato, ni requisito gubernamental — ninguna razón más que codicia — convincente para que la administración persiga esta dañosa agenda en este momento — pero así es. Por eso es que cualquier no importa el alcance, debemos mantener la guardia.

Para aquellos de ustedes que pueden hacerlo, compilamos una lista de cosas que pueden realizar que requieren solo una conexión a Internet y algo de su tiempo. Ahora hay más que suficiente de qué preocuparse, pero el activismo no se trata solo de enfrentar las malas noticias. El activismo se trata de amor y esperanza por un mundo mejor. Este activismo puede darnos a todos algo a lo que aferrarnos ahora. Incluso puede ofrecerte la comunidad que te estás perdiendo.

Enviá un mensaje a las autoridades

  • Enviá un mensaje a los miembros del Congreso y preguntales qué iniciativas propone para cuidar el medioambiente
  • Sumá tu voz para crear espacios de tierras protegidas y defender a los parques nacionales
  • Defendamos nuestro hogar impidiendo que la industria salmonera se instale en Argentina. Digamos NO a la salmonicultura en el Canal Beagle.
  • Votá por la creación del Parque Provincial Península Mitre.
  • Defendé el Río Santa Cruz Libre, para que El último río glaciario que corre libre desde la cordillera hasta el océano Atlántico se verá interrumpido.

Conectate con otros activistas

  • Buscá grupos de activismo u organizaciones ambientales locales, que se encuentren cerca tuyo, y que estén manteniendo y fomentando su activismo de manera digital.
  • Interesate y buscá información sobre aquellas causas que te interesan.

Doná

  • Si está en tus posibilidades, considerá hacer una donación a una ONG que se dedica al cuidado de los ecosistemas locales y la protección del planeta.

Acá podés conocer y sumarte a las causas de algunos de los Grants de Patagonia: se trata de ONGs beneficiarias a las que apoyamos para el cuidado del medio ambiente.

Informate
Antes de consumir, preguntate:

  • Qué vida útil tiene ese producto y qué podés hacer para extenderla, evitando así tener que realizar nuevas compras innecesarias.
  • Cómo podés reparar lo que ya tenés, antes de consumir nuevos objetos.
  • De qué está hecho lo que comprás.
  • Qué residuos genera el producto que compraste y cómo podés reducirlos.

X

Reabrimos nuestra tienda online

Hace un mes, cerramos nuestra tienda y centros de distribución en pos de cuidar la salud y seguridad de nuestros empleados y clientes. Después de muchas consultas y mucho trabajo duro, nos complace anunciar que patagonia-ar.com está nuevamente abierta.

Gracias por su paciencia

A medida que nos adaptamos a nuestros nuevos procedimientos de seguridad, el procesamiento de pedidos podría demorar más de lo habitual. Todos los pedidos incluyen envío terrestre gratuito. Se esperan demoras debido a los requisitos de personal y seguridad.

Manteniendo las cosas en perspectiva

Vender ropa no es un servicio esencial. Todos lo sabemos. Más que nada, nos sentimos honrados y extremadamente agradecidos por los profesionales de la salud e higiene de centros sanitarios, los farmacéuticos, los trabajadores de los supermercados y de los servicios de delivery, y todos aquellos que están trabajando duro en este momento. Gracias.

Tienda, reparaciones y distribuidores

Estamos entusiasmados por volver al trabajo, pero nuestros valores no han cambiado. Como siempre, te recomendamos comprar sólo lo que necesitás, comprar productos locales cuando sea posible y reparar lo que ya tenés. Nuestras tienda física y servicios de reparación permanecen cerrados por ahora.

Juntos enfrentamos al virus

Agradecemos las palabras de aliento y apoyo que compartieron con nosotros. Manténgase a salvo, sean amables el uno con el otro y gracias por visitarnos.