La recompensa del riesgo: construir confianza en los niños

Patagonia / 7 min de lectura / Cultura

Un extracto del libro Family Business, de Malinda Chouinard y Jennifer Ridgeway.

Patagonia ha ofrecido cuidado infantil en el lugar de trabajo, patrocinado por la empresa, desde 1983. El Centro de Desarrollo Infantil Great Pacific (GPCDC por su sigla en inglés) es el lugar donde bebés y niños pasan sus días gateando, corriendo, escalando y explorando, principalmente al aire libre, mientras sus padres trabajan. Queríamos contar la historia de GPCDC, así que publicamos Family Business, de Malinda Chouinard y Jennifer Ridgeway. El libro ilustra cómo es el cuidado infantil de alta calidad y explica por qué brindar cuidado infantil en el lugar de trabajo a las familias es el corazón de los negocios responsables de hoy. El siguiente es uno más en nuestra serie de extractos de Family Business. Es el capítulo nueve, “Fortaleciendo cuerpos”.

Capítulo nueve: Fortaleciendo cuerpos.

Darle a los bebés tiempo, espacio y apoyo asertivo para desarrollarse físicamente es crucial. A medida que los bebés aprenden a moverse, descubren que pueden afectarse a sí mismos, a los objetos y a otras personas. Cada nueva habilidad, darse la vuelta, sentarse o gatear, sienta las bases para todas las áreas de la vida: física, mental e incluso social. Respetar las etapas de desarrollo es fundamental, por lo que nunca obligamos a los bebés a sentarse o caminar antes de que estén listos para hacerlo por ellos mismos, y no utilizamos andadores, saltarines, asientos de “actividad” o sillas altas. Nuestros profesores siguen cuidadosamente los hitos físicos importantes, porque el desarrollo sólido del cuerpo es la base sólida para la vida.

“Confía en la habilidad de tu bebé: ella quiere hacer las cosas por sí misma y puede hacer las cosas por sí misma.”
Stephanie Petrie

Fotos: Kyle Sparks

El tiempo en el suelo permite que los bebés desarrollen control sus cuerpos.

Durante el tiempo en el suelo, los bebés se colocan boca arriba y tienen tiempo ininterrumpido para moverse como quieran. Los bebés alcanzan, ruedan y empujan hacia arriba, mientras crean confianza y autonomía. Una de las primeras cosas que los bebés aprenden a hacer es llevarse los dedos de manos y pies a la boca. Los cuidadores seleccionan y disponen interesantes objetos y juguetes en el piso, sabiendo que los bebés, exploradores entusiastas, iniciarán el movimiento en dirección a ellos. Cuando pueden rodar para obtener lo que desean, tienen una mayor sensación de poder y voluntad. Magda Gerber tuvo la idea correcta: “En lugar de tratar de enseñar nuevas habilidades a los bebés, apreciamos y admiramos lo que los bebés realmente están haciendo”. En las fotos de arriba, un niño de cinco meses trabaja duro para maniobrar un giro desde la espalda hasta el estómago. Cruza sobre su cuerpo, luego patea con su pierna y deja que la gravedad haga el resto. Mientras los bebés se mueven, los cuidadores brindan aliento al decir, por ejemplo: “Veo que te estás frustrando al intentar darte la vuelta. Casi lo tienes, solo pasa esa pierna y estarás boca abajo. Estoy aquí para ti “.

Foto: Kyle Sparks

Confía en que los bebés aprenderán a empujar, balancearse y sentarse a su propio ritmo.

Los bebés comienzan a rodar sobre sus estómagos solos, casi al mismo tiempo que sus brazos, cuello y músculos de la espalda son lo suficientemente fuertes como para empujar hacia arriba. Esta acción comienza el ejercicio de toda la vida para extender la columna hacia arriba, lo que será necesario para gatear y eventualmente pararse. Unos meses más tarde, estos niños usan habilidades para resolver problemas y desarrollan músculos para balancearse hacia una posición sentada. A cuatro patas, los bebés se balancean hacia atrás para que sus piernas estén debajo de ellos con las manos aún en el suelo. Una vez listos, levantarán sus manos y descubrirán dónde colocar sus piernas para una mayor estabilidad.

Foto: Kyle Sparks

Aprender a caminar requiere paciencia y tiempo.

Caminar, y finalmente correr, requiere práctica y paciencia mientras los niños aprenden a equilibrarse en muchas posiciones y coordinar sus movimientos. Cuando los niños caminan por primera vez, su forma de andar es inestable y los brazos se mantienen abiertos para un mayor equilibrio. A medida que afinan las habilidades, los niños cierran sus brazos, se mueven más intencionalmente y rara vez se caen. Con dos pies, los niños se sienten triunfantes, moviéndose en la forma como han visto a otros. Por primera vez, sus manos están libres mientras se mueven. El cuidado infantil en el trabajo tiene muchos beneficios, incluyendo poder ver los primeros pasos del bebé. Si es posible, los cuidadores contactan a los padres para que puedan estar allí en los hitos más importantes de sus hijos.

Foto: Kyle Sparks

El equilibrio combina control físico, visión y conciencia corporal.

El equilibrio, la base del movimiento, se compone de tres elementos: control físico, visión y conciencia del cuerpo en el espacio (propiocepción). Los tres sistemas se desarrollan lentamente y en conjunto. Los niños primero aprenden a equilibrar la cabeza, luego el tronco y finalmente a incorporar los pies y las piernas. A medida que crecen, los niños confían cada vez más en su sentido del equilibrio, intentando hazañas cada vez más atrevidas; su éxito determinado por las habilidades que construyeron cuando bebés.

Foto: Kyle Sparks

Ayudamos a los niños a aprender a equilibrar riesgo y seguridad.

Nuestro entorno y programa fomentan la toma de riesgos. Los materiales ofrecen una variedad de desafíos, por lo que los niños pueden aumentar gradualmente el riesgo. Ofrecemos clases como gimnasia, que promueve el equilibrio, la flexibilidad y el riesgo controlado. Nuestros niños mayores toman la ciclovía cercana en patinetas, monopatines y patines. Los profesores hablan con los niños sobre sus estrategias para nuevas maniobras, ayudándoles a evaluar el riesgo. Los niños harán lo que puedan hacer, cuando puedan hacerlo.

Foto: Kyle Sparks

Dejamos que los niños pequeños se arriesguen escalando.

La escalada es impulsada por el deseo innato de los niños de explorar. Así como darse vuelta, sentarse y empujar para ponerse de pie tienen sus propios desafíos y recompensas, la escalada proporciona una nueva perspectiva del mundo y requiere control y coordinación oculomanual. Los niños desarrollan habilidades de movimiento naturalmente mientras juegan. Cuando los preescolares escalan, practican la integración bilateral, la coordinación oculomanual, la fuerza muscular y la resistencia. Respetar a los niños significa alentarlos a explorar sus capacidades. La seguridad siempre es lo más importante, pero evitamos rescatarlos prematuramente, brindando un poco de ayuda si es realmente necesario. Las raíces de Patagonia están en la escalada y en las montañas. Está en nuestro ADN ver a nuestros hijos comenzar a escalar a temprana edad.

Foto: Kyle Sparks

Ayudar a los niños, especialmente a las niñas, a enfrentar sus miedos y completar sus tareas.

Le estamos fallando a nuestras niñas. Los padres tienen cuatro veces más probabilidades de decirles a las niñas que a los niños que tengan cuidado (según un estudio de 2015 en The Journal of Pediatric Psychology). Se advierte a las niñas que no realicen actividades que suponen un riesgo. Es más probable que los padres ayuden a sus hijos a enfrentar sus miedos con instrucciones sobre cómo completar la tarea por su cuenta. Necesitamos enseñarle por igual a niños y niñas las habilidades necesarias para tener confianza, resolver problemas y tomar riesgos de manera responsable.

Foto: Kyle Sparks

Saltar requiere coraje, fuerza de piernas y comprensión de la gravedad.

Los niños pequeños pueden optar por saltar a los brazos de un cuidador de confianza antes de abordar la tarea solo. Si un niño se siente lo suficientemente seguro como para intentar un salto arriesgado, lo dejamos. Los maestros se ponen de pie y alientan, ofreciendo asistencia física solo si la situación se vuelve peligrosa. No rescatamos niños. Cuando un niño escala sube con la intención de saltar, luego decide que no está bien, nuestros profesores lo aconsejan diciendo: “Has subido alto. ¿Quieres saltar? Si no quieres, te ayudaré a descubrir cómo bajar”.

Foto: Kyle Sparks

Dominar las ruedas es un hito físico importante.

El uso de monopatines, carritos de mano, triciclos y bicicletas son oportunidades para resolver problemas y brinda a los niños práctica con coordinación de todo el cuerpo, además de que pueden hacer viajes con amigos. En la foto de arriba, nuestros niños del Kids’ Club sacan sus bicicletas para un viaje de campo por las afueras de la ciudad. Aprender a andar en bicicleta comienza cuando los niños pequeños practican maniobras para subirse y bajarse de ella. Eventualmente, descubren cómo empujar con sus pies y ya se pueden largar. Aprender a conducir, detenerse y evitar atascos dura toda la vida. Respetamos el deseo de los niños de aprender a su manera y en su propio tiempo. Si quieren pasar todo el día subiendo y bajando de un monopatín o sentados toda la tarde, inmóviles, en un triciclo junto a un amigo, está bien.

Family Business: 30 Years of Innovative On-site Child Care, por Malinda Chouinard y Jennifer Ridgeway

Obtén más información sobre el proyecto Family Business, ve una serie de videos sobre familias trabajadoras y compra el libro en patagonia.com.

Perfil de autor

Patagonia

Estamos en este negocio para salvar nuestro hogar, el planeta Tierra.

X

Envíos gratis a partir de $12000

Los envíos demoran en CABA y GBA de 5 a 7 días hábiles, y en el interior del país, de 8 a 15 días hábiles.

Ver más detalles

Cambios y Devoluciones

¿Tenés dudas respecto a tu talle? ¿Todavía no te decidís? Nuestro equipo de servicio al cliente está para ayudarte—mientras menos envíos innecesarios se hagan, mejor. Si no estás satisfecho con el producto en el momento en el que lo recibes, el cambio y costo del envío corre por nuestra cuenta.

Encontrá una tienda